Inicio > Pensamiento Científico > El Aprendiz de Brujo y los caprichos del Mono Loco

El Aprendiz de Brujo y los caprichos del Mono Loco

17 septiembre 2009 Deja un comentario Go to comments

Hay momentos en los que no alcanzo a saber si la paranoia es colectiva o si soy yo solo, pero cada vez más creo en las oscuras conspiraciones ocultas del estado de derecho. Como muchos de ustedes saben, y probablemente los que estén fuera de España ignoren, esta semana empezaron las clases de mis dos peques. Allá fuimos tan contentos, Gloria, – mi mujer – Pablo, Daniel y el que suscribe. Resulta que vivimos en un pueblo que, además de achicharrarnos a impuestos con los que nos hacen la vida imposible rompiendo las calles que estaban bien, para luego dejarlas igual, y encima molestos hacernos sentir estúpidos, es conocido por la cantidad de niños que hay. Aparecen niños por todos lados. No hay manera de dar una vuelta por el pueblo sin ver niños, lo que hace pensar que el índice de actividad sexual (y por lo tanto es esperable que también de satisfacción)  es de los más altos de Europa. En consecuencia, la escuela (una de las tres que hay) es un enorme y deformado bloque prefabricado, sin ningún respeto por la estética ni la geometría, al que resulta evidente que todos los veranos le agregan un pedazo, conectándolo como pueden a lo que ya había, de tal manera que parece hecho por un niño jugando con cubos. Tiene una entrada principal, por la que el año pasado entraban todos los niños, y otra cincuenta metros a la derecha y doblando la esquina, por la que entran los más pequeños.

Imaginen nuestra sorpresa cuando, al llegar el primer día con niños (plural, en cantidad de dos), nos encontramos con que los pequeños mantienen su entrada habitual, pero los grandes deben ir doscientos metros a la izquierda, rodear todo el edificio, cruzar un patio enorme y esperar detrás (justo detrás de donde se llega por la entrada principal, caminando solamente cincuenta metros) en el lugar más expuesto al viento, el frío, las alimañas, la gripe A, los atentados terroristas y las incursiones de los indios Ranqueles. No contentos con esto, para después dejar al pequeño hay que desandar el camino y hacer los famosos cincuenta metros a la derecha, con lo que totalizamos unos quinientos cincuenta metros de recorrido en medio de marabuntas de padres desesperados arrastrando a sus hijos en todas direcciones, más el tormento para los pobres niños de la espera a la intemperie.

Al identificar esta situación, no pude evitar ponerme a imaginar una reunión de la directora y los profesores del colegio en la que, después de largas deliberaciones, como correctas personas inteligentes que son, a las que les confiamos la educación de nuestros hijos, llegaron a la conclusión de que esa era la mejor y más funcional alternativa para organizar el ingreso de nuestros retoños en el templo del saber. En seguida, mi sistema interno de alerta se negó a aceptar dicha hipótesis. No puede ser que personas honradas y decentes obtengan como conclusión de una reflexión bien hecha semejante despropósito. Así que pensé que tenía que ser algún tipo de imposición, pero acto seguido llegué a la misma conclusión: ¿Qué clase de persona responsable que trabaja para un organismo destinado al bien público puede definir una barbaridad semejante? No es posible. Entonces refloté una antigua teoría mía que da la única explicación posible a este y otros muchos disparates nacidos de nuestras tan bien avenidas administraciones públicas.

Sospecho, por no afirmar categóricamente, que siempre queda mal, que todas las administraciones públicas del mundo, incluidos aeropuertos, colegios, ayuntamientos, oficinas, registros y demás dispositivos de servicio al ciudadano, esconden en un cuarto secreto un Mono Loco. No importa la raza, aunque preferentemente debe ser un primate grande, que coma plátanos en no más de tres mordiscos y sea capaz de empuñar correctamente un lápiz. En el despacho del Mono Loco (del que solamente conoce la existencia el máximo responsable del centro, porque es un secreto de estado, bajo pena de muerte) hay una maqueta de la distribución edilicia (el edificio, vamos) y montones de planos. Cada vez que tienen un problema, o que un trámite ciudadano les parece demasiado simple, o que hay un nuevo procedimiento para cualquier cosa, le llevan al Mono Loco las piezas necesarias, que disponen al azar sobre la maqueta del edificio. El Mono Loco, que es muy listo, sabe que tiene que si une todas las piezas obtendrá de premio un plátano. Entonces, con el lápiz, traza el camino que le sale de su cerebro de simio en ese momento, y ya está, ya tenemos la base de lo que será el próximo procedimiento administrativo.

De esta manera se explica, por ejemplo, que en los aeropuertos haya que quitarse los zapatos y el cinturón, sin que nadie sienta pena por una fila de ejecutivos, viajeros y turistas de toda clase caminando descalzos, agarrando los bolsos como pueden antes de que el montón que hay al final de la cinta se los tire al suelo, con los zapatos colgando de los dos dedos que tienen libres y el cinturón entre los dientes, o que en Argentina durante más de un año no haya papel para hacer pasaportes, porque el Mono Loco confundió el almacén del papel higiénico con el de papel moneda, y ahora está todo mezclado, y el otro Mono Loco, el de la policía, como los plátanos no son de Canarias no hace más que trazar círculos sin sentido que no proporcionan una solución, por muy absurda que sea, a los ciudadanos.

Me resistí, con todas mis fuerzas, durante muchos años, a creer en la existencia de los Monos Locos, pero debo rendirme a la evidencia. Y ahora que hay tantos niños en el pueblo, y el colegio crece, seguro que ya les mandaron de la Generalitat su propio Mono Loco, y ellos, encantados de poder estrenarlo, le dieron a organizar la entrada de los niños. Voy a comprarme mi propio Mono Loco, para terminar de una vez por todas con esta historia, y le voy a dar a confeccionar mi personal y privado cronograma de pago de impuestos.

PILUX

Anuncios
  1. ana
    18 septiembre 2009 en 08:56

    Y el mono loco no contento con su planificación de acceso al centro escolar se empecinó en obligar a nuestros pequeños a llevar bata aún a riesgo de que perecieran por deshidratación debido a la perdida de fluidos corporales a causa de la sudoración; y viendo que no era suficiente colocó inmensas rocas en los parques infantiles; y no sintiéndose satisfecho, él mismo se ocupó de diseñar el tobogán que estratégicamente colocó en la Plaza del pí; y continúo permitiendo que los canes grandes y pequeños pasearan libremente por los parques infantiles dejando tras de si un reguero de defecaciones; y decidió, en su máxima sabiduría, cambiar el sentido de la circulación del poblado, centro de su experimento, con el fin de que todo aquel que quisiera acceder o salir del mismo tuviera que circular por delante de la puerta del colegio poniendo así en peligro la integridad física de nuestros retoños…y andad precavidos porque el mono loco sigue cavilando, pues esto no es más que un experimento encargado por las más altas esferas con el que se pretende cuantificar la capacidad de adaptación de las nuevas generaciones, así como la apatía organizativa de la generación de los 70 para hacer frente a los abusos provenientes de la Administración. Y todo ello, con el único propósito de encontrar las pautas necesarias para conseguir al administrado perfecto, aquel que cumple puntualemnte y con una sonrisa con todos sus deberes y obligaciones y que es incapaz de exigir el cumplimiento de unos derechos que ha perdido tan paulatinamente, que ya ni siquiera recuerda que algún día, años atrás, tenía.

    • 18 septiembre 2009 en 09:02

      Impecable 🙂 Me parece que vas a tener que ser la próxima alcaldesa, a ver si podemos cambiar al Mono Loco por un oso Panda gordo y bueno, que nos diga que sí a todo 😉

  2. ana
    18 septiembre 2009 en 09:10

    Lo de cambiar al mono por el oso, me parece estupendo, lo de alcaldesa no lo veo tan claro, pues como ya sabes mi meta en la vida es ser multimilonaria y unas arcas públicas para mi sola son una auténtica tentación a la que te aseguro no podría resistirme…y si ahora te quejas de las extravagantes obras públicas con las que nos deleita nuestra queridísima alcaldesa, te aseguro que no te agradarían en absoluto las excavaciones petroleras que autorizaría para conseguir mi propósito en la vida.

    • 18 septiembre 2009 en 09:11

      Si vamos 50 y 50 te prometo que no me quejo 🙂

  1. 22 septiembre 2009 en 18:12

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: